Emotivo Ironman Brasil 2012

8 de junho de 2012

Grandes emociones caracterizaron el último Ironman Brasil. Desde días previos, pasando por el desarrollo de la competencia y hasta días posteriores pos resultado. Amigos y familiares me acercaron sus deseos positivos sabiendo que esta sería una competencia en la cual había colocado mucha energía en mi preparación, factor importante para sentir el apoyo necesario en momentos claves de un esfuerzo agotador.

Los días previos fueron muy tranquilos en lo que respecta a actividades precompetitivas, desde encuentros con amigos y alumnos hasta entrenamientos suave para relajar la mente.

Contar el desarrollo de la competencia sería bastante extenso, si puedo decirles que me encontraba con bastante energía mental, proporcionándome ganas de competir.  Y que tenía en mente una táctica que si bien era arriesgada, era la única oportunidad visible de ir por el título. Dependiendo de cómo se desarrollaba la natación y si todo salía dentro de lo esperado, este año iría al máximo de mis posibilidades intentando acompañar el ritmo impuesto por otros en el ciclismo. Y fue así que se desarrollo hasta que promediando el km 120 ya no pude contener mas los cambios de ritmo propuestos por quienes no se sentían cómodos con mi presencia tan cercana. Hice mi mejor parcial de ciclismo de entre todas las veces que corrí en Florianópolis. Pero la duda de si podría correr como siempre después de un gran esfuerzo se vería  solo una vez que colocase los pies en tierra firme. Ya en los primeros pasos comenzaron a gritarme los parciales marcando las diferencia con los atletas de punta, ocho presas por buscar. Siendo que una de ellas, Santiago Ascenço que fue el primero en entregar la bicicleta se encontraba a diez minutos de diferencia, en cambio del segundo al octavo estaba en una franja de entre tres y cuatro minutos. Yo buscando encontrar mi paso firme, consistente, aquel que te lleva km tras km sin desgastar demasiado al cuerpo pensaba en ir por la segunda colocación ya que consideraba a Ascenço algo muy lejano. El es un excelente corredor donde años anteriores metía solo un minuto a dos más lentos la maratón que yo. Sabiendo eso de él lo saque de mi objetivo creyendo algo imposible. No me preocupe demasiado en los primeros 21km por alcanzarlos, en general la primera media maratón todos corren bien, dentro de las posibilidades de cada uno. Solo en la segunda parte de la maratón es que se ven realmente quien está en condiciones en  cada paso que da. Poco a poco fui recuperando posiciones hasta que en el km 18 ya me encontraba en la segunda colocación. Parecía fácil hasta ahí ese escalón del podio. Solo que no duro demasiado mi colocación, fue cuando un km más adelante Igor Amoreli a quien había pasado un par de km antes vuelve a pasarme dejándome en la duda de mi desempeño. Caer una posición coloco en mi mente la idea de que ese día no sería nada fácil. Que la lucha por las posiciones me llevaría a una entrega total. No solo contra los otros atletas como también contra los calambres que a esa hora ya aparecían cada vez más fuertes y más rápidamente. En él km 21 me encontraba tercero a tres minutos y medio de Ascenço y por detrás de un Amorelli que abría poco a poco llegando a los cuarenta segundos de ventaja promediando el km 28. No fue fácil transitar por esos momentos donde él segundo colocado me abría y yo no podía sentirme cómodo. Solo que llegando al final de la segunda vuelta, casi en el km 30 volví a revivir sintiendo nuevamente ganas de luchar con quien estaba por delante de mí. Volviendo a pensar en Ascenço cuando me gritan que en esos 10 km recorridos del km 20 al 30 no había descontado nada, seguía a tres minutos y treinta segundos, como cuando pasamos en la mitad de la maratón.  Fue entonces que alcance y pase a un Amorelli que caía en el ritmo y nacían las esperanzas de una lucha por buscar Ascenço. Con 32km recorrido y poco por finalizar no veía diferencia entre sentir dolor por mantener el ritmo a sentirlo por buscar más velocidad. Este deporte marca gran diferencia con muchos otros por quedar en responsabilidad de uno el grado de dolor que soportaremos. Apretamos o aflojamos dependiendo de la capacidad del día, del momento, de resistir a un estado masoquismo. Negociando con mi propio cuerpo le pedía más, y a mi mente que solo pensara en una cosa; correr más rápido. El aliento de la gente ayudaba, y mucho. Y el acompañar de Soledad y Pedro (un amigo) me marcaban las diferencias reales con Santiago. Fueron 3 o 4km donde busque recortar diferencia para tener reales chances de pasarlo, así en el km35 me encontraba a solo 1’50” del líder. Rápidamente saque cuentas y supe que corriendo 20 a 30” más rápido por km que él todo sería posible. La motivación aumentaba y el dolor más se soportaba. Son en esas horas que todo aquel apoyo previo, de mensajes, charlas, abrazos, toma fuerza viva y empuja de atrás como cientos de manos poniéndome responsabilidad de devolverle con mi esfuerzo la búsqueda de un resultado favorable. Y no es que favorable sea solo el triunfo. Va más allá del resultado. Y termina cayendo en la entrega visible por parte del atleta. Las personas quieren ver y sentir la emoción trasmitida del esfuerzo para hacerlas propias acorde a su aliento. Y es ahí donde la unión entre atleta y espectador logra ubicarlos en un mismo sentimiento de felicidad. Teniendo ya visible al puntero se hizo más ameno los siguientes km. Pasarlo en el km 39 con consistencia me dejo seguro de la victoria. 3km finales durísimos que no me permitía disfrutar de antemano. Transformándose en una recta final tan larga como la acumulación de años a la espera de este resultado. Hasta que finalmente un corredor humano te lleva al arco triunfal.

Hay una pregunta casi qué común de muchas personas, un deseo por saber y meterse dentro del pensamiento de un atleta en momentos claves, precisos, como lo es aquel instante pos línea de llegada, aquellos segundo que pueden parecer eternos, pero pasan tan rápido que es necesario volver a luchar en cada carrera en búsqueda de esos segundos de oro. Claro que el pos se transforma en felicidad duradera, pero ese instante es particular. Marcado por el desarrollo de la competencia y por sobre toda las cosas, por el motivo, el deseo, las ganas de lograr llegar al fin no de una carrera, y si de un recorrido mucho más largo que el desafío propio de la competencia.  Y pensando para recordad ese pequeño espacio en el tiempo me doy cuenta que caí en un mundo egoísta donde solo era parte de él. No hubo familiares, no hubo amigos, y ni siquiera mi mayor apoyo psicológico como puede ser calificada Soledad. Sensaciones de alivio, y la finalización de una lucha me invadieron. De llegar al punto final de un cuerpo dolorido y una mente agotada. Sentir el deseo de algo firme me llevaron a tirarme al piso, y al parecer en esos momento unos no tiene la capacidad de discernir con ideas claras, hoy lo veo más como un instinto natural de volver a sentir la firmeza de algo, simple como suena, pero en ese momento el piso me da el cable a tierra necesario para volver a rescatar algo de claridad mental y librarme de la angustia causada por mi propio deseo de llegar al límite de lo que era capaz de dar.

Poco a poco fui entrando en un estado de felicidad posible de ser compartido. Abrazo eterno con Sole. Amigos presentes y lejanos felices, y público que trasmitía alegría, propia de un pueblo que no duda en alentar a uno y a todos tras tanto esfuerzo.

Dos semanas han transcurrido ya. Varios compromisos y otros por venir. Y solo con la sensación propia de orgullo por no desistir en alcanzar algo que alguna vez entro en mi mente con un solo motivo; llevarme por un camino sin luz creyendo ciegamente en mi intuición.

Foto: mundorunning

Ezequiel Morales vence o Ironman Brasil 2012

2 de junho de 2012

Ezequiel Morales conquistou, no domingo (28/05), o Ironman Brasil 2012 ao completar os 3,8 km de natação, 180,3 km de ciclismo e 42,2 km de corrida com o tempo de 8h22min40. Ezequiel triunfou pela primeira vez na competição, uma das maiores em sua vitoriosa carreira.



A prova foi disputada em Florianópolis (Santa Catarina), com largada e chegada em Jurerê Internacional, no Clube Doze de Agosto. Esta é a principal prova do calendário nacional e única seletiva da América Latina para o Mundial Ironman, no Havaí. O evento atraiu milhares de pessoas nas ruas da Capital catarinense. Estiveram em jogo 150 mil dólares de premiação dividida entre os oito melhores colocados na elite masculina e feminina, que somam pontos no ranking classificatório para o Mundial de Kona, no Havaí, e 50 vagas para amadores.


O Ironman Brasil 2012 reuniu mais de 2 mil triatletas em Florianópolis. A largada ocorreu às 7h. Os competidores entraram no mar logo após o nascer do sol. Neste ano o Ironman teve uma de suas mais disputadas provas. Seja no masculino ou no feminino, a decisão acabou acontecendo nos últimos quilômetros da maratona, confirmando a força da prova.

Os triatletas impuseram um ritmo forte desde o começo. Terceiro colocado em 2010, o brasileiro Santiago Ascenço assumiu a ponta no ciclismo, seguido pelo estreante Igor Amorelli, e esteve à frente durante grande parte da prova, mas acabou sendo superado por Ezequiel nos últimos cinco quilômetros. Com o esforço, o brasileiro não conseguiu reagir e o argentino Ezequiel seguiu para sua primeira vitória no evento e, sem dúvida, uma das maiores de sua carreira.


“Bati na trave muitos anos e sabia que seria minha última chance, pois estou com 38 anos e no final de carreira. Estou feliz por ter conseguido”, afirmou o vencedor.

“A partir do km 30 da corrida eu busquei forças não sei de onde para buscar a vitória, pois estava sentindo muita dor. Era tudo ou nada e, felizmente, deu tudo certo”, completou emocionado ao lado da mulher Maria Soledad Omar, também triatleta, que deixou de competir neste ano para dar suporte ao marido.

Vencedor do Ironman Wisconsin 2011 e do Ironman Brasil 70.3 2010, Ezek é um dos triatletas mais consistentes do cone sul.

Em Kona (Havaí-2010), ele marcou a terceira melhor maratona do dia, perdendo somente para os australianos Craig Alexander e Pete Jacobs. Em 2010, Ezek fez sua melhor marca nos 42km de corrida em Floripa: 2h47min.

Neste ano, Ezequiel Morales fez o melhor pedal de sua carreira em um Ironman: 4h34min.

“Sabia que poderia pagar um preço alto na corrida, mas tive que arriscar um pedal forte, caso contrário não poderia esperar nada além dos resultados que já tive no passado”, disse Ezequiel.

Na disputa do feminino, a vitória ficou com a belga Sofie Goos, com o tempo de 9h17min43. Confira abaixo os resultados:

Masculino:

1) Ezequiel Morales (ARG), 08h22min40

2) Santiago Alves Ascengo (BRA), 08h25min32

3) Igor Amorelli (BRA) 08h28min58

4) Guilherme Valenza Manocchio (BRA), 08h29min36

5) Lucas Cocha (ARG) 08h30min33

Feminino:

1) Sofie Goss (BEL), 9h17min42

2) Kim Loeffer (EUA), 9h20min50

3) Vanessa Gianinni (BRA), 9h23min49

4) Sara Gross (CAN), 9h35min08

5) Ariane Monticeli (BRA), 9h39min35

Ezequiel Morales, em sua carreira como triatleta, deu um grande passo ao decidir emigrar da Argentina para morar no Brasil no ano de 2003, motivo do seu afã de crescimento e a persistênca em procurar novos horizontes e nível mais competitivo. Obteve vários títulos aqui no Brasil, como pode ser visto aqui >.

¿Cómo recuperarse de una lesión?

7 de maio de 2012

Quién en todos sus años de atleta amateur o profesional no ha sufrido una lesión. Ya sea pequeña en donde una simple disminución del entrenamiento o un par de días sin entrenar resuelve, pudiendo rápidamente retomar los entrenamiento e incluso competir como si nada ha sucedido. O una lesión que nos obliga a detener nuestros entrenamientos diarios que incluso nos puede afectar en nuestras otras actividades diarias en el caso de los atletas amateurs.

Si se trata de una simple lesión, nuestro entrenador puede resolverla o ayudar a que no pase a mayores en caso de ser tratada de inmediato, dependiendo de qué tipo de lesión sea. Tratamientos como masajes, calor, aguas termales, hielo, elongación son algunos procedimientos que incluso sirven como prevención a lo que más adelante puede evitar tener que parar los entrenamientos.

Ahora si se trata de una lesión de gravedad, donde estamos obligados a detener la actividad tendremos que tener en cuenta algunos aspectos como ser el lado psicológico y emocional del atleta. Todo lo que se refiera a la parte estructural de la lesión estará y debe ser tratado por un especialista. Kinesiólogo, Quiropráctico, Traumatólogo, ayudados por el nutricionista y el entrenador. Volviendo al lado emocional, muchas veces el no poder entrenar nos genera mucha ansiedad. Sentirnos imposibilitados además de causarnos tristeza nos lleva a desanimarnos influenciando fuertemente en el proceso de recuperación. Creo que no hay dudas que una persona feliz genera más anticuerpos que nos ayudarán en una pronta recuperación. Por tal motivo y teniendo en cuenta el triatlón como mi deporte siempre busco e indico a mis atletas realizar aquella actividad que si podamos hacer sin perjudicar más el grado de lesión. Al poder intercalar las disciplinas entre natación, ciclismo y corrida será más fácil mantenerse en actividad. Ya sea una tendinitis en el tendón de Aquiles nos permitirá nadar sin perjudicar, o una tendinitis en el Bicipital nos permitirá pedalear y correr. De esta forma mantendremos no solo nuestra condición física como también mantendremos nuestro organismo activo ayudando en una recuperación más rápida. Es importante que el atleta sienta que no está retrocediendo o estancado en los entrenamientos. Buscar la forma de mostrarle el progreso en las otras disciplinas es una manera de mantenerlo con ganas. Provocando un mayor entusiasmo hacia su recuperación y motivándolo a realizar el tratamiento correspondiente sin caer en el desgano de tener que ir al médico todos los días en vez de ir a realizar sus entrenamientos. Aceptamos el dolor de las sesiones duras pasadas por nuestros entrenadores, pero no soportamos el dolor causado por el impedimento de no poder entrenar.

Podemos considerar también el período de recuperación como período de vacaciones deportivas, no es lo mismo, pero ayudará a pasar el trago amargo del momento.

Una vez recuperado y pronto para volver al trabajo diario del entrenamiento no debemos dejar llevarnos nuevamente por nuestro emocional. Queriendo recuperar el tiempo perdido. Eso puede provocar nuevamente la reincidencia en la lesión o provocar otra nueva. No hay que olvidarse que en el tiempo parado por más que hayamos mantenido una actividad, nuestro cuerpo ha perdido condición física. Retomar gradualmente nos permitirá sentir como estamos en general y específicamente de aquello que teníamos lesionado. Sesiones cortas y suaves nos irán dando seguridad sin caer en la reincidencia de la lesión y el agotamiento. Y una vez confiantes de que estamos 100% recuperados sí podremos aumentar el volumen y la intensidad de los trabajos. Siempre es preferible esperar unos días más de recuperación, algunas sesiones más de tratamiento, dando pasos seguros y firmes. Las temporadas son largas y competencias hay muchas como para acelerar un proceso lógico de recuperación. Tener en cuenta que cada atleta tiene su propio tiempo y no caer en la comparación de la recuperación de otros.
Pensemos que nuestro cuerpo es único.

Who give yourself read in English Access the following link

http://1vigor.com/article/how-recover-athlete-injury-compete-again/

“Algunos hacen los que otros solo sueñan”

24 de fevereiro de 2012

Frase en la cual fui etiquetado en el facebook días antes del Ironman 70.3 de Panama. Frase que me dio mayor consciencia de lo que estaba aconteciendo. Para mí una carrera más. Para el mundo el regreso de Lance Amstrong al triatlón!!!

Viaje sin demasiadas ilusiones de resultado, sabiendo que sería mi primera competencia de la temporada. Después de algunas semanas entrenando bien podría enfrentar el reto, pero no creer que haría “la carrera del año”. Aunque en los sueños uno siempre mantiene vivo ese pensamiento como forma de motivación. Solo que con pocos días previos a la competencia se dio a conocer la información de la participación de Lance en dicha competencia. Aquella en la cual yo estaría presente. Y eso le cambio un poco el foco de mi participación.

Si bien estaría largando con ganas de dar mucho, de buscar un resultado difícil y trabajado debido al gran nivel de atletas, este hecho diferente a todas las demás carreras en las cual he largado le agregaría un condimento especial a lo que en un futuro será mi histórico personal deportivo. Quien no ha soñado alguna vez con estar en una competencia de alto nivel, lado a lado de los grosos, yo lo hice. Sentirme un gran ciclista en la época del Tour de France escalando los Pirineos junto a los mejores exponentes del ciclismo, estar junto a ellos y ser parte de ese mundo apasionante del deporte de elite. Y sí, se que en el tria para muchos estoy dentro de un grupo de elite y me ven como un gran exponente, pero no por eso dejo de tener mis fantasías. Por eso considero ésta como una oportunidad que se me ha dado la de estar rozándome con una estrella a nivel mundial. No sé cual ha sido su mirar, su visión de la carrera y dentro de ella con los demás corredores, yo les puedo decir que me sentí ocupando el lugar que muchos quisieran estar en ese momento.

Análisis previo de la carrera; atletas de renombre que forman parte de las largadas de Triatlón Olímpico ITU, medallista olímpico, grandes nadadores y excelentes corredores, esto por un lado. Astros del pedal, ganador por siete veces el Tour de France, otro considerado el mejor ciclismo del circuito Ironman y 70.3, nuestro gran Oscar, franceses referentes en toda competencia con un ciclismo duro. Algunos ya top cinco en Hawaii. Y yo, viendo en qué lugar podría alistarme. Con este valioso “Star List” no daría otra cosa que una excitante competencia y a una velocidad muy alta.

La largada fue dada sin poder entrar en calor, solo un poco de elongación y movimientos previos. Atrasado por cuestiones de logística del circuito fueron varios minutos en el cual nos encontrábamos cara a cara con el resto. Entre los conocidos se escapaban algunas palabras, charlas cortas y casi sin sentido solo para pasar el momento. No podía evitar a cada tanto mirar algunos iconos del Tria, y claro que también al icono del ciclismo, quien se comportaba de forma calma pero algo distante del resto. Finalmente caímos al agua y rápidamente nos alistamos. En menos de un minuto la largada fue dada, y el ritmo de partida muy rápido como era de preveer. Los primeros 400 a 500mts estaba en la cola de grupo principal, solo que después poco a poco abrieron una luz que se ampliaba con el correr de los metros. Aunque colgado de ese grupo la diferencia no fue tanto como en otras oportunidades, ayudado por el circuito en línea recta sin la dificultad de las boyas, y por la corriente del canal que facilitó a los menos nadadores para poder mantener un ritmo más fuerte del acostumbrado.
Al salir del agua la transición se transformo en ritmo de olímpico, cada segundo vale mucho la pena. Es quedarte en el grupo o terminar persiguiendo. Ya subidos en la bicicleta sabía que ahí realmente la competencia comenzaría. No tuve dudas a los pocos km cuando Galindez me pasó a un ritmo fuera de lo normal para ser el comienzo de la etapa. No dude ni por un instante, él los quiere conectar, pensé. Y fue así como en un retome varios km más adelante vi que el grupo de grandes ciclista estaba siendo perseguido por un león hambriento. Por mi lado me dije, aguanta hasta donde puedas y seguí dentro de la competencia. Subiendo bien y aprovechando las bajadas con curvas abiertas la motivación se mantenía intacta. No eran muchos los segundos que me abrían por el momento. Pero consciente que adelante estaría la clave para el resultado final. Uno escapado algunos metros adelante, y un grupo de 5 o 6 en la marcación del astro del ciclismo. Yo me preguntaba, Lo podrán aguantar? Sin dudas que el va a querer hacer su diferencia. El va a querer hacer el mejor parcial? Y así demostrar ante las miradas del mundo quien manda sobre las dos rudas. En el retome de la mitad del ciclismo mis esperanzas caían un poco, pero todavía con algo bajo la manga, mi corrida, si es que podía hacerlo bien. Ya que no paso mucho tiempo más para darme cuenta que las piernas no respondían de la misma forma. Viento en contra y mas subidas fueron suficiente para terminar bajando mí ritmo. Y el grupo principal que comenzaba a disolverse, solo Lieto, un Frances y Galindez aguantaban el fuerte ritmo impuesto por Lance y por ellos mismo. Una larga recta me quito la posibilidad de acompañar más sobre ese desenlace. El mío era simple, aguantar km tras km y tratar de alcanzar o pasar a alguien. Ya en los km finales nuevamente me cruce con la punta de la competencia, con tres en la frente y algunos perseguidores en solitario. A esta altura yo me encontraba con Santiago Ascenço.

Nuevamente en la transición ya con un agotamiento sobre las piernas fue difícil repetir la primera transición a ritmo de Triatlón Olímpico, fue más parecido a velocidad de Ironman. Junto con Ascenço pensé que podría marcar un ritmo que nos permitiera llegar fácilmente a quien se encontraba por delante, no todos, pero al menos algunos posibles de ser alcanzados. No fue así, Santiago no tendría su mejor día, no correría como siempre. Y yo si bien no estaba con todas mis energías podía avanzar algo mejor que él. De a poco comencé a recorrer los km finales de la competencia, buscando avanzar km tras km, luchando contra el fuerte viento y contra el desgaste propio. Hidratándome, alimentándome y alentándome. No es fácil seguir en el camino cuando el resultado no es de los mejores. Motivado en la punta es fácil. Ahora luchar por los puestos de retaguardia nos demanda buscar en nuestro interior algún motivo extra para poder hacerlo con mayor dignidad. Porque luego de finalizado por mas aplausos y felicitaciones que recibamos si uno mismo no siente plenitud en su entrega no hay halago que valga. Recupere algunas colocaciones. Luche para llegar al final lo más adelante posible. Disfrute del estar ahí. Sentí agotamiento, pero di lo mejor y eso me hizo atravesar la línea de llega satisfecho por formar parte de un grupo de atletas que desde algunas horas atrás estaban en el ojo del mundo. Bajo el mirar de miles de personas, triatletas, ciclistas, aficionados y pro, hinchas fanáticos y curiosos que no querían perderse por nada en el mundo el desenlace de un triatlón que en su debut dentro del circuito fue tan acompañado por el periodismo como casi lo es un mundial.

“Sin ganas nada se empieza bien” comento un amigo. Y nada más verdadero que eso. Sin importar de qué se trate será solo con entusiasmo y motivación que tendremos la suficiente fuerza para alcanzar nuestro mayor deseo. Días posteriores el cansancio había desaparecido. Los nuevos entrenamientos ya estaban listos para ser enfrentados. Y si algo nuevo estaba en mí eran las ganas de enfrentar nuevos retos.


Foto: Miguel de las Casas (Aqua Lung)

Ironman 70.3 Panama

22 de fevereiro de 2012

Hablar sobre el Ironman 70.3 de Panamá me coloca en una situación un tanto difícil. Como contar en pocas palabras o como describir gran cantidad de contenido transcurrido en un solo evento.

Primeramente debo decir que la ciudad con sus dos millones de habitantes se encuentra en un gran crecimiento de infraestructura, remodelando y creando una ciudad que por muchos años estuvo en el olvido si se trata de mejorías. Pero no por eso deja de lado su pasado, por el contrario conserva su Ciudad Antigua, así llamada a un sector, enfrentándose a la gran metrópolis de edificios modernos con autopistas. Mantiene algunos de sus Diablos Rojos (ómnibus coloridos con arte) sobre todo como transporte escolar a la vez que construye su metro bajo tierra. Panamá es así, dicotómica por el lado que se la mire. Y a pesar de su pequeño territorio si comparado con grandes potencias, está en el ojo del mundo gracias a su Canal que une las aguas del Atlántico con las del Pacífico. Permitiendo el tráfico de barcos hacia ambos lados influenciando en la economía mundial. Su ubicación geográfica también permite facilidad para viajar desde muchos países con vuelos directos y sin demasiada demanda horaria. Este sea tal vez uno de los principales motivos por el cual la competencia tuvo un gran número de participantes en su estreno dentro del circuito Ironman 70.3 juntando 900 participantes de 35 países diferentes.

Con un clima tropical, caliente y húmedo al cual se le sumo el viento constante, el circuito tuvo una dificultad extra a la que ya tenía por sus características propias del perfil. Desglosando en partes puedo decir que la natación con aguas a 24 grados es su parte más fácil ya que se nada en el propio canal con corriente a favor que ayuda en el total de su recorrido por ser en una sola línea recta con partida y llegada en puntos diferentes. Sin tener la dificultad extra de doblar en bollas. Transiciones largas parecían reducidas por el público que se encontraba a lo largo de sus 700mts. Ya montados en las bicicletas comienza verdaderamente la competencia, contra uno mismo, contra los adversarios y sobre todo contra la geografía del lugar. Y así trascurren los 90kilometros. Sin grandes subidas se hace desgastante a lo largo de su recorrido transitando primeramente por avenidas de la ciudad en dirección al Puente Centenario, antiguo puente que une la ciudad atravesando el canal con las afueras. Varios kilómetros sobre un asfalto en perfecto estado te llevan de velocidades máximas a mas de 60km/h a enfrentar algunas subidas a menos de 20km/h. Trayectos casi planos por momentos dejan disfrutar un buen rodar a un promedio alentador, y así como la ciudad tiene su dicotomía, el ciclismo tiene lo suyo. Un ritmo también cayendo junto con la esperanza de hacer un buen tiempo al momento que se enfrentan los vientos constantes. Pareciendo que el ciclismo se nutre de los altibajos de la ciudad, de su dicotomía. Volviendo a la ciudad se recorren sus últimos kilómetros en la Cinta Costera, tierras ganadas al agua que te permiten disfrutar del lado más moderno. Nuevamente en la transición si algo queda de euforia en los corredores se detiene por el calor, sabiendo que todavía lo peor no termino y en ciertos aspectos esto solo está por comenzar. 21km de corrida que contrastan con el ciclismo, 100% plana. Pero no por eso es fácil. A esta altura el calor agoto las reservas del cuerpo, donde la lucha por cada metro se hace constante. Correr sobre la Av. Amador que une el continente con la Isla Flamengo (obra realizada con material extraído de la construcción del Canal) te deja en medio de las aguas del Pacifico donde ningún tipo de protección calma el viento que por momentos se transforma en una fuerte lucha por querer avanzar. Dificultades no le faltan, pero aliento de los espectadores tampoco. Suficiente motivo para llegar a la meta final y disfrutar de la atención con buenos masajes y alimentación.

Claro que esto no fue todo. Sino seria una competencia más en un lugar diferente, nuevo en el calendario y con todo para quedarse. La cereza del postre paso por manos de Lance, estrella indiscutida del evento. Que no dejo dudas de su importancia para la organizacion. Difícil de verlo, de poder sacarse una foto o pedirle un autógrafo. Siempre acompañado. Llegando en su transporte exclusivo, incluso desde el arribo a la ciudad en un vuelo particular. Descendía del vehículo, hacia los justo y necesario y nuevamente partía entre el acoso de sus fans en la lucha por una foto o autógrafo. Se lo vio rodeado de privilegios ajenos al mundo del triatlón. Dejó su bicicleta una vez que cerró el área de transición, cuando ya no había nadie, siendo que los demás dejaron sus bicicletas el día anterior. Su gorra de natación era diferente a las del resto, amarilla claro, por las dudas que alguien no entendió. No recibió la debida penalización por desprenderse e incluso sacarse el casco antes de dejar su bicicleta en la T2. No es que todo esto opaque su pasado ni muchos menos, pero como dijo el gran Macca “bienvenido al tren” , solo que sería bueno por respeto a los triatletas incluso de gran porte que se dieron cita respetar algo de aquello que muchos años atras le dio sus inicios en el mundo del deporte. Un Lance que sin dudas ayudara en la atracción del periodismo hacia un deporte todavía en vías de crecimiento. Si es así bienvenido, tal vez sea lo que le falte al triatlón mundial para darle un verdadero salto: “Una Estrella” que se comporte como tal. Solo que a este Triatlón se le sumo algo más, la presencia de Carolina Dementiev “Miss Panamá 2008” y el Presidente de la Republica, el Sr Martinelli, haciendo él mismo entrega de los premios a los Profesionales. Algo poco común de verse en un evento, una modelo muy reconocida en su país que en su debut en la distancia gana la Plaza para el Mundial de Las Vegas y un Presidente aplaudido por su gente en apoyo a la labor por el deporte.